Tarrinas y helados, el alma del verano

Con el aumento de la conciencia ambiental, muchas heladerías están optando por tarrinas biodegradables y compostable. A la hora de elegir las tarrinas, es importante considerar no sólo el coste y la funcionalidad, sino también el impacto ambiental.

El material de estos envases es Papel/Cartón con una fina lámina de PE (polietileno) para proteger el cartón de la humedad, ayudando a que aguante los líquidos, como salsas, sólidos y en caso de helado, el frío. ¿Qué es el cartón + PE?

Este tipo de material combina las propiedades del cartón con las del polietileno que se usa en envases que tengan que soportar alimentos o líquidos como sopas, salsas o bebidas . El cartoncillo con que está compuesto tiene un grosor a partir de 300gr/m2 con una lámina de PE apto para alimentos.

Existen otros materiales utilizables en tarrinas que no utilizan lámina de PE, sin embargo, si el contenido de la tarrina está más tiempo de lo normal en la tarrina esta empieza a empaparse. 

Ventajas del material Cartón + PE

  • Proceso: El cartón se recubre con una fina capa de polietileno mediante un proceso de extrusión. Esta capa puede estar en uno o ambos lados del cartón, dependiendo de la aplicación.
  • Propósito: La capa de PE proporciona una barrera contra la humedad y los líquidos, mejorando la durabilidad del cartón y evitando que se degrade rápidamente cuando está en contacto con alimentos húmedos o líquidos.
  • Resistencia a la Humedad: El recubrimiento de PE impide que el cartón absorba humedad, lo que es crucial para envases de alimentos como las tarrinas de helado.
  • Durabilidad: La capa de PE hace que el cartón sea más resistente y duradero.
  • Impresión: La superficie del cartón recubierto de PE puede ser impresa con mayor facilidad y calidad.

Tamaños y Formatos más habituales

  • Pequeñas (80 – 120 ml): Ideales para porciones pequeñas individuales o degustaciones.
  • Medianas (180-240 ml): Perfectas para una porción estándar de helado.
  • Grandes (350-480-980 ml): Usadas para porciones grandes o para llevar.

Características Adicionales

  • Tapa: Muchas tarrinas vienen con tapa para facilitar el transporte y la conservación del helado. Las tarrinas más pequeñas acostumbran a utilizarse sin tapa aunque existen tapas PET cúpula transparentes para estas medidas. Las tarrinas medianas y grandes se acostumbran a utilizar con tapa de cartón opaca del mismo material que la tarrina.
  • Diseño Personalizable: Algunos proveedores ofrecen la posibilidad de personalizar las tarrinas con el logo y los colores de la marca. sin embargo, las cantidades no son pequeñas.
  • Aislamiento: Algunas tarrinas están diseñadas con un doble aislamiento para mantener el helado frío por más tiempo.

Uso y Consideraciones Ambientales

Una vez tenemos un buen contenedor para los helados. ¡¿Qué tal si hacemos uno?!

Determinar cuáles son los helados “más ricos” puede ser subjetivo, ya que depende de los gustos personales y culturales. Sin embargo, hay ciertos sabores y tipos de helados que son populares y ampliamente apreciados en muchas partes del mundo. Aquí hay una lista de algunos de los helados más populares y considerados deliciosos por muchos:

¿Te apetece un helado de chocolate?

Existen helados más innovadores, pero el clásico de chocolate no falla nunca y más si es para niños. Aquí te dejamos una receta fácil y rápida para preparar helado de chocolate:

Ingredientes

  • 2 tazas de nata para montar (crema de leche)
  • 1 taza de leche entera
  • 3/4 taza de azúcar
  • 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 1 taza de chocolate negro (mínimo 60% de cacao), picado en trozos pequeños
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal

Instrucciones

  1. Preparar la Base del Helado: En una cacerola mediana, calienta la nata para montar, la leche, el azúcar y la sal a fuego medio, revolviendo ocasionalmente, hasta que la mezcla esté caliente y el azúcar se haya disuelto.
  2. Mezclar con el Cacao: Agrega el cacao en polvo a la mezcla caliente y bate bien hasta que esté completamente incorporado y sin grumos.
  3. Fundir el Chocolate: Añade los trozos de chocolate a la mezcla caliente y revuelve hasta que se derritan por completo y la mezcla esté suave y homogénea.
  4. Batir las Yemas de Huevo: En un bol aparte, bate las yemas de huevo. Vierte lentamente una taza de la mezcla caliente de chocolate en las yemas, batiendo constantemente para templarlas y evitar que se cocinen.
  5. Cocinar la Mezcla: Vierte la mezcla de yemas templadas de nuevo en la cacerola con el resto de la mezcla de chocolate. Cocina a fuego medio-bajo, revolviendo constantemente con una cuchara de madera, hasta que la mezcla espese lo suficiente como para cubrir el dorso de la cuchara (alrededor de 170-175°F o 77-80°C). No dejes que hierva.
  6. Colar y Enfriar: Pasa la mezcla a través de un colador fino en un bol grande para eliminar cualquier grumo o trozos de huevo cocido. Agrega el extracto de vainilla y mezcla bien. Deja enfriar la mezcla a temperatura ambiente y luego cúbrela con film transparente, colocando el film directamente sobre la superficie del helado para evitar que se forme una piel. Refrigera por al menos 4 horas o durante la noche
  7. Congelar el Helado: Si no tienes una máquina de helados, vierte la mezcla en un recipiente grande y colócalo en el congelador. Remueve cada 30 minutos durante las primeras 2-3 horas para romper los cristales de hielo y obtener una textura más cremosa.

¡Disfruta de un buen helado de chocolate casero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *